Conmemoramos Tisha b’Av

1659

Mañana, con la puesta del sol, comienza el ayuno de Tisha b’Av, el día más importante de duelo para la comunidad judía.

En Tisha b’Av, se culmina el lapso de tres semanas, que se iniciaron con el ayuno del 17 de Tamuz (domingo 21 de julio), y que coinciden con fechas que han sido históricamente días de desgracia para el pueblo de Israel. Se destacan entre otras catástrofes, que Moisés rompió las tablas en el Monte Sinaí -en respuesta al pecado del Becerro de Oro- que los romanos penetraron las murallas de Ierushalaim y previo a la Gran Revuelta, que el general romano Apostamos incendió un rollo de Torá.  Principalmente se conmemora la destrucción del Primer y Segundo Templo de Ierushalaim.

“Tampoco podemos dejar de recordar, que en el día posterior a Tisha b’Av,  en el cual se acostumbra a continuar parcialmente con el duelo -debido a que aún en ese momento continuaba la destrucción del Gran templo- aconteció el brutal atentando a nuestra institución en el año 1994”, recordó el Gran Rabino Gabriel Davidovich.

“Tisha b’Av  es el día más triste del  calendario hebrero. Por eso, durante su conmemoración, que finaliza este domingo 11 de agosto al anochecer, se debe minimizar las expresiones de alegría y manifestaciones de celebración.

¡Quiera el Todopoderoso que veamos la reconstrucción de Gran Templo en su máximo esplendor en nuestros días, Amén!”, expresó Davidovich.