Comienzan las negociaciones para un gobierno de unidad en Israel: no hay optimismo entre las partes

458

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, aseguró a sus socios, los partidos de derecha y ultraortodoxos (haredíes), que cumplirá con lo pactado y negociará como bloque, tras acordar lanzar negociaciones con su principal rival, Benny Gantz, del partido Azul y Blanco (Kajol Labán).

A su vez, Gantz indicó a sus partidarios que cumplirá la promesa electoral de no permitir que Netanyahu permanezca como primer ministro, lo que indica que no se ha despejado el estancamiento político que desde hace meses impide en Israel el establecimiento de un gobierno efectivo.

Inmediatamente después de las elecciones, Netanyahu selló un acuerdo con los partidos Yamina (sionismo religioso), Shas (ultraortodoxos sefardíes) y Iahadut Hatorá (Judaísmo Unido de la Torá) (ultraortodoxos askenazíes), para negociar como bloque. Solo 55 diputados han recomendado a Netanyahu para la tarea de formar gobierno. Mientras que Gantz recibió el apoyo de 54 legisladores, lo que deja a ambos sin la mayoría necesaria de 61 diputados de los 120 miembros de la Knéset (Parlamento).

Netanyahu y Gantz se reunieron por primera vez, en la Residencia Presidencial, a instancias del presidente Reuvén Rivlin, y acordaron comenzar las conversaciones para formar un gobierno de unidad. Rivlin les invitó a regresar, hoy, miércoles.

Netanyahu telefoneó a los líderes de los partidos aliados para decirles que le enfatizó a Gantz que representa al “campo nacionalista en su totalidad” y que dirige las negociaciones en su nombre.

Gantz insistió que encabezará un gobierno de unidad y descartó sentarse con Netanyahu debido a las acusaciones que tiene pendiente en tres casos de corrupción. Netanyahu deberá comparecer a partir del 3 de octubre ante una audiencia, tras lo cual el asesor legal del Gobierno (y fiscal general) Avichay Mandelblit, resolverá si decide procesarlo. Gantz también prometió formar un gobierno laico y rechazó una alianza con los partidos ultraortodoxos.

Tras la reunión, Gantz manifestó que le dijo a Netanyahu que la unidad no es posible a menos que abandone sus aspiraciones de continuar como primer ministro.

“El público eligió cambiar y no tenemos intenciones de abandonar la dirección [de la coalición] ni a nuestros valores ni a nuestros socios naturales”, apuntó Gantz.

Fuentes del partido de Gantz le dijeron al diario Yediot Aharonot que la participación de Netanyahu en la reunión fue puro teatro y que el primer ministro está buscando en realidad una tercera ronda de elecciones.

Netanyahu “está empujando con toda su fuerza a terceras elecciones porque aún cree que puede conseguir 61 [escaños]”. “Sabe que no nos sentaremos con [Yaakov] Litzman y [Betzalel] Smotrich”, añadió la fuente, refiriéndose a los dirigentes de Judaísmo Unido de la Torá y Yamina.

Paralelamente, al contrario de como es costumbre, la Knéset no votará en su sesión de apertura, la semana próxima, la designación del presidente de la Cámara, debido a la oposición del partido nacionalista secular Israel Beitenu, del diputado Avigdor Liberman, que amenaza con vetar todo candidato que se presente antes de que se forme la coalición. De esta manera, aparentemente Azul y Blanco renunciará a la intención de elevar a votación la candidatura de Meir Cohen para el cargo.

Paralelamente, el Likud renunciará a que se vote la confirmación de Yuli Edelstein, que se espera que permanezca en el puesto.

Mientras tanto, el diputado Yevgeny Sova de Israel Beitenu, partido que se ha posicionado con sus ocho escaños como el “hacedor de reyes”, y presiona para un gobierno laico de unidad, le dijo a la radio estatal Kan que: “Nosotros no descartamos a nadie en forma personal. Hay brechas entre los partidos. Así como hay brechas entre los partidos ultraordoxos en el tema de Estado y religión, nosotros no queremos sentarnos con ellos en el Gobierno. El juego acá es simple, espero que los dos partidos (principales) entiendan que no se puede ir a las negociaciones como bloque”.

Más noticias sobre Israel en Aurora.