En un intento por detener la propagación del COVID-19 y minimizar la exposición de personas con la salud comprometida, el Magen David Adom (MDA) lanzó un servicio de videochat para evitar que los posibles portadores del coronavirus vayan a los hospitales y pongan en riesgo a otros enfermos.

Mediante esta tecnología, los médicos pueden guiar a los paramédicos del MDA que responden a las llamadas en los hogares de las personas y consultarlos en casos no urgentes que no requieren hospitalización. Este proceso podría reducir en un tercio el número de personas que ingresan a la sala de emergencias para recibir tratamiento.

«Hemos estado planeando un programa de medicina similar durante tres años pero la necesidad actual de este tipo de tecnología se ha vuelto mucho más urgente a la luz de la actual crisis de coronavirus. Llevar a un paciente al hospital presenta serios riesgos, sobre todo cuando éste puede no estar gravemente enfermo pero sí ser un foco de contagio que pondría en peligro a enfermos con sus sistema inmunitario comprometido», afirmó Eli Bin, director general del MDA.

Mientras tanto, compañías y empresas emergentes de todo el país se han unido para evaluar soluciones ingeniosas para ayudar a mitigar la enfermedad.​

Por Israel21c

Más noticias de Israel en Aurora.