Especialistas afirman que la escritura en el Reino de Judá era una habilidad extendida

1255

Según reveló un estudio israelí publicado en la revista PLOS ONE, la alfabetización en el antiguo Reino de Judá (Judea) estaba extendida y “no era dominio exclusivo de escribas reales”.

Expertos de la Universidad de Tel Aviv en disciplinas tan variadas como arqueología, algoritmos matemáticos, tecnologías modernas y una especialista en caligrafía forense, analizaron dieciocho textos en hebreo antiguo, y concluyeron que la escritura en aquella época estaba más extendida de lo pensado.

La investigación parte de inscritos en tinta en fragmentos de cerámica hallados en la década de los sesenta en el yacimiento de Tel Arad, un antiguo puesto militar alrededor del sur de Judá en torno al 600 a.C., poco antes de que este reino desapareciera por la conquista de los babilonios.

El uso de tecnología avanzada de procesamiento de imágenes también ayudó a revelar que las inscripciones fueron escritas por al menos una docena de personas distintas.

Según afirmaron los investigadores, este hallazgo “contradice la creencia popular” y sugiere que una parte importante de la población de Judá “podía leer y escribir”.

El profesor de arqueología Israel Finkelstei explicó que si en un lugar remoto como era Tel Arad -con unos veinte o treinta soldados -hubo “un mínimo de doce autores de dieciocho inscripciones” en poco tiempo, esto podría indicar que el nivel de alfabetización entre los alrededor de 120.000 habitantes de Judá era alto. “No estaba reservado a un dominio exclusivo de los escribas reales”, expresó.

Mientras tanto, Yana Berger, experta en escritura forense y exagente del departamento de documentación falsa de la Policía israelí, detalló: “Estudié las características de la escritura para analizar, comparar y profundizar en los detalles microscópicos” de las distintas inscripciones. Estas recogen “órdenes relativas al movimiento de soldados y el suministro de vino, aceite y harina”.

La especialista agregó que las escrituras también incluyen correspondencia con los enclaves fortificados vecinos y órdenes que llegaban a Tel Arad desde altos rangos del sistema militar de la era.

Los hallazgos ayudaron a construir “un organigrama completo de la correspondencia” en torno al puesto de Tel Arad, y “quién escribía a quién”, lo que “refleja la cadena de mando dentro del Ejército judaíta”, destaca el doctor en matemáticas Arie Shaus, quien integró el equipo de científicos que creó algoritmos para ayudar a comparar las inscripciones. EFE

Más noticias de Israel en Aurora.