Tecnología israelí permite que las semillas crezcan en suelos cada vez más salados

1190

Los resultados devastadores del clima extremo y el uso excesivo de recursos naturales amenazan la producción agrícola en todo el mundo. Ante esta situación, la compañía de tecnología agrícola SaliCrop de Israel se enfocó en el problema de la salinidad y desarrolló un tratamiento para las semillas, que no requiere modificarlas de forma genética. Esto permite que cultivos como el trigo, el maíz y el arroz crezcan bien en suelos de alta salinidad o regados con agua salobre.

Desde la llanura costera de Carolina del Norte hasta las islas de Bengala Occidental en la India, la sal de las inundaciones o el aumento del agua de mar afecta a cerca del 20 por ciento de los campos agrícolas irrigados del mundo y produce una pérdida aproximada de 12 mil millones de dólares al año.

Dotan Borenstein, director ejecutivo de la compañía, explicó: “Rca Godbol, una de nuestras cofundadoras, es una bióloga vegetal india que regresó a su país tras su posdoctorado en Múnich para ayudar a los pequeños agricultores en la costa de Mumbai donde hay mucha salinidad”.

Mientras estaba en Israel en un programa de intercambio, Godbol conoció a Omar Massarwa, fundador de TopSeed, una empresa adquirida por Kaiima, y a la ingeniera agrícola Sharon Devir.

En 2013 crearon juntos SaliCrop y trabajaron durante tres años hasta que pudieron hacer una prueba conceptual. Luego sumaron a Borenstein en busca de nuevos horizontes. Hoy, la compañía tiene instalaciones en Israel e India que atienden ocho proyectos piloto en dichos mercados.

Además, el negocio se está expandiendo a México y Australia. Si bien la idea era tener presencia física allí, debido a la pandemia, las semillas serán tratadas en origen y luego exportadas a ambos países.

Cómo es el proceso químico

El tratamiento de SaliCrop es un proceso de química húmeda que estimula una reacción epigenética a las condiciones de salinidad, lo que significa que el ADN de la planta se altera sin ingeniería genética. “A diferencia de otros tratamientos, este es rentable y rápido y aumenta el rendimiento entre un 12 y un 30 por ciento”, indicó Borenstein.

El directivo explicó además que la solución de la empresa es aplicable a una amplia gama de cultivos y variedades y que es económicamente viable, tanto para los pequeños agricultores como para los grandes productores agrícolas.

En abril de 2019, Harishchandra Patil, un agricultor de la aldea india de Masadbedi en el distrito de Raigad, le escribió a la empresa para explicarle por qué pedía más semillas. “Cultivo arroz en mi finca, que se encuentra en una zona de alta salinidad. Probé semillas con tecnología SaliCrop en 2018 en una parcela de prueba y observé un muy buen crecimiento de las plantas con un aumento del rendimiento del 25 por ciento”, redactó.

Luego de ver buenos resultados en trigo, maíz y arroz, SaliCrop probó el tratamiento en semillas de mijo y algodón, y hoy ya desarrolla un proceso para tomates, pimientos morrones, zanahorias y verduras de hoja verde como cilantro y espinaca.

El modelo de negocio consistirá en otorgar licencias de tecnología a productores de semillas y ONG.

Fuente: ISRAEL21c

Más noticias de Israel en Aurora.