Pandemia y desocupación

630

Por Bernardo Kliksberg (*)

La pandemia está teniendo impactos muy desiguales sobre los diversos estratos socioeconómicos. El número de contagios, hospitalizaciones, y casos fatales es mucho mayor en los desfavorecidos.

Así está sucediendo en los países más afectados como la India, Brasil, USA, y otros.

Un estudio mundial de Gallup arrojó importantes conclusiones sobre las principales víctimas del desempleo causado por la pandemia. Aquí se sintetizan algunas:

¿Quiénes están perdiendo el trabajo?

  1. Los estratos socioeconómicos bajos y las personas de menor educación, registran el más alto desempleo. En el 20% de menores ingresos, han perdido sus trabajos el 41%. En el 20% de mayores ingresos, la cifra es en cambio el 23%.
  2. Entre los que no tienen un grado universitario inicial, perdió su trabajo el 35%. En cambio entre los que lo han completado fue menos de la mitad, el 16%.
  3. Bajo nivel socioeconómico y vulnerabilidad ante la pandemia están estrechamente relacionados por el tipo de trabajo. Los de menores ingresos tienen una presencia mucho mayor en trabajos más expuestos al contacto directo con personas, lo que aumenta sustancialmente sus posibilidades de contagio. En USA las personas de color que han duplicado y triplicado los promedios de infección, y letalidad, tienen un 30% más de probabilidad de estar en trabajos riesgosos que requieren proximidad física.
  4. Si se toma la distribución de ingresos, los ubicados en el 30% de menores ingresos tienen 4 veces más posibilidad de estar en ese tipo de trabajos, que los que están en el 10% superior. Si se considera la educación, los profesionales, con excepción de los médicos, raramente necesitan estar en contacto físico directo continuo con otras personas.
  5. En el mundo entero, en 103 de los 117 países analizados por Gallup, los que están en el 20% más pobre han perdido sus trabajos en proporciones muy superiores a los ubicados en estratos económicos superiores. Mirado desde la educación, en 97 de los 117 países, a los que tienen educación universitaria les ha ido mucho mejor en conservar empleos. Entre otros ejemplos, en Filipinas y Kenia, 2 de cada 3 trabajadores sin un grado universitario inicial perdieron su trabajo en la pandemia. En la India, Zimbabue, Tailandia, y Perú, más de la mitad de aquellos sin grado universitario inicial quedaron desempleados.

Explorando Soluciones

  1. Como destaca The New York Times sobre el informe Gallup, un gran predictor de que va a suceder con la pérdida de trabajos, es la desigualdad de un país. En los países con mayor igualdad, los trabajadores con menos ingresos y educación, son protegidos del desempleo masivo en parte por políticas públicas activas, que tratan de prevenir los despidan. Es el caso de países como Francia, Suiza, Dinamarca, Suecia, Noruega, Holanda, Nueva Zelanda y Alemania, entre otros, que han logrado contener el desempleo, y no muestran brechas significativas entre los que tienen y no tienen educación universitaria.
  2. En los países que están más igualitarios, los decisores políticos tienen fuerte apoyo público en crear políticas que protejan a los trabajadores más vulnerables. Entre otras, apoyando directamente a las empresas para que no despidan.
  3. Otras estrategias son estimular las cooperativas (Canadá), las startups (Israel), y las PYMES (Italia).

El estudio permite ver que la mejor opción para las sociedades es no despedir, porque muchos de los despedidos no podrán recuperar trabajos, y les será muy difícil afrontar sus necesidades, quedarán excluidos.

(*) Bernardo Kliksberg es asesor especial de diversos organismos internacionales.