Conmovedor testimonio de Mónica Dawidowicz

1191

En el marco del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, que se evoca cada 27 de enero, el Vaad Hakehilot de AMIA organizó la conferencia virtual con la sobreviviente de la Shoá y autora del libro “Todos mis nombres”, Mónica Dawidowicz.

Con la moderación del periodista Fernando Chirelli, y con la participación de más de 180 personas, la actividad comenzó con las palabras de la embajadora de Israel en Argentina, Galit Ronen.

“La conmemoración del Holocausto es algo fundamental, no sólo para honrar y recordar a las víctimas, sino también para asegurar que este tipo de hechos no vuelvan a pasar”, expresó la representante diplomática en el mensaje que grabó para los presentes. “Es nuestro deber hacer todo lo posible para que todos sepan qué pasó en el Holocausto y para que no se repita nunca más”, remarcó.

A su turno, Mónica Dawidowicz compartió su testimonio y sus reflexiones sobre lo que fue el plan sistemático de exterminio del pueblo judío a manos del regimen nazi. “La humanidad tomó conciencia de que en la cuna de la civilización occidental, en Europa, se había desarrollado un crimen sin precedentes. Cambió la historia para siempre. El Holocausto no fue una locura, fue hecha por hombres para hombres”.

“Nací en el gueto de Lida (Bielorrusia), en el invierno de 1941, en el sótano de la casa que vivíamos junto con otras familias. Mis padres entendieron que en ese lugar y en esas condiciones no podían proteger a sus hijas. Me entregaron a la familia Shipula, una familia católica, polaca, humilde y con la que yo viví hasta el final de la guerra. Ellos me bautizaron como Irina Shipula. Pasé a ser una niña polaca”, recordó Dawidowicz.

“En el marco de esta conmemoración elevo mi voz en nombre de los que no tienen voz porque fueron aniquilados, en nombre de los sobrevivientes cuyos ojos han visto lo inimaginable, una generación de testigos que se está extinguiendo, que han honrado la vida y aquellos que no han podido soportarlo. Por ellos testimoniamos siempre que se nos convoca, abriendo una y otra vez nuestros corazones para preservar la memoria, contar, sensibilizar, no permitir el olvido, la negación y la banalización”, concluyó.

La conferencia contó con el apoyo de la Embajada de Israel en la Argentina, la Organización Sionista Argentina (OSA) y decenas de kehilot del interior del país. Para ver o revivir el encuentro, ingresar aquí.