Un estudio de la Universidad Ben Gurión advierte que la disminución de la población mundial de vida silvestre podría ser peor de lo estimado

284

Las actividades humanas tienen consecuencias negativas en el mundo natural. Gran parte del enfoque y la atención del público, los gobiernos y las ONG se centran en la extinción de especies. Sin embargo, la extinción no es más que la conclusión no deseada de un proceso que comienza con el daño a animales o plantas individuales por parte de las personas y conduce a la disminución de sus poblaciones.

En los últimos 24 años, el Informe Planeta Vivo ha sido publicado semestralmente por la Sociedad Zoológica de Londres y el Fondo Mundial para la Naturaleza. Estos informes destacan las principales disminuciones que las poblaciones de vertebrados han experimentado a nivel mundial. El informe reciente de 2020 mostró que, en promedio, las poblaciones de vertebrados disminuyeron en un 68% entre 1970 y 2016.

Esta cifra alarmante llamó mucho la atención sobre el terrible estado actual de la naturaleza. Sin esfuerzos concentrados, estamos obligados a perder muchos más de los animales más destacados de nuestro mundo en las próximas décadas.

No obstante, algunos científicos afirmaron que esta disminución promedio del 68% está muy sesgada y depende de que unas pocas poblaciones experimenten disminuciones masivas, lo que inclina la balanza para las 20,811 poblaciones monitoreadas en el Informe Planeta Vivo.

Sin embargo, un nuevo artículo publicado en la revista Nature a fines de la semana pasada por un grupo de científicos con sede en Israel muestra que esta crítica no solo es infundada, sino que el Informe Planeta Vivo en realidad puede subestimar en gran medida la disminución de la población mundial.

El Dr. Gopal Murali, de la Universidad Ben-Gurion del Negev, autor principal del artículo, comentó: “La crítica anterior al informe fue injusta. En el estudio anterior, los investigadores eliminaron menos del 3% de las poblaciones más decrecientes y descubrieron que esto fue suficiente para revertir las disminuciones excesivas del Informe Planeta Vivo a una tendencia sin pérdida neta. Sin embargo, al eliminar solo aquellas poblaciones que experimentaban mayores disminuciones, estos investigadores, en esencia, dieron mucho más peso a aquellas poblaciones que mostraban mayores aumentos”.

Añadió: “Cuando corregimos este error, y eliminamos tanto la mayoría de las poblaciones en declive como las que aumentaron, descubrimos que la tendencia general de la población informada en el Informe Planeta Vivo original se mantuvo más o menos igual, es decir, una disminución del 65% en los últimos casi 50 años”.

Los autores también analizaron la superposición de las poblaciones monitoreadas con las áreas protegidas. Luego los compararon con una muestra aleatoria de ubicaciones y la ubicación de la red global de áreas protegidas. Descubrieron que es mucho más probable que las poblaciones muestreadas en el Informe Planeta Vivo se encuentren dentro de áreas protegidas de lo que se esperaría que ocurriera por casualidad.

“Esto es realmente alarmante”, dijo el Dr. Gabriel Caetano, también de la Universidad Ben-Gurión del Negev, coautor principal del artículo. “Si las poblaciones dentro de las áreas protegidas, donde concentramos muchos de nuestros esfuerzos de conservación, lo están haciendo tan mal , aquellos que residen fuera de las áreas protegidas probablemente estén peor. La verdadera situación de la naturaleza, en su mayoría no monitoreada o protegida, puede ser mucho peor”.

Los autores destacaron la necesidad de una contabilidad adecuada del estado de la naturaleza al hacer generalizaciones (como lo han hecho en su artículo). Sin embargo, también abogaron por un mayor monitoreo de las poblaciones y especies en diferentes lugares y enfatizaron que muchas poblaciones, especies y lugares vírgenes se perderían para siempre sin una acción concentrada y directa.

El mundo está experimentando transformaciones masivas que se espera que se intensifiquen en las próximas décadas. Estos tienen consecuencias fundamentales y terribles en el mundo natural. El profesor Shai Meiri de la Universidad de Tel-Aviv, coautor de este artículo, agregó: “En lugar de disuadirnos de actuar, creemos que nuestro trabajo debe verse como un llamado a las armas. Se necesitan cambios rápidos y completos en la forma en que vemos nuestras relaciones con la naturaleza, y tenemos la responsabilidad de asegurarnos de que sucedan antes de que sea demasiado tarde”.

Más noticias de Israel en Aurora