Una niña ucraniana de cinco años recibió un tratamiento médico que le salvó la vida en Israel

531

Para salvar la vida de su hija de cinco años, la madre de Karina Andreiko buscó ayuda en abril en un hospital de campaña israelí a cinco kilómetros de la casa de la familia cerca de la frontera entre Ucrania y Polonia. Al respecto, un médico escuchó el corazón de la niña, se dio cuenta de un soplo y le hizo una ecografía.

El diagnóstico inicial fue un defecto congénito entre las cámaras del corazón de la menor de edad, tratable con un procedimiento simple disponible en Israel. Save a Child´s Heart es una organización israelí sin fines de lucro que acordó trasladar a la enferma al Centro Médico Wolfson en Holon.

Se aseguraron los pasaportes, se hizo un plan y, dos semanas después que la madre de ella se acercara al hospital de campaña, los médicos israelíes le hicieron a Karina un cateterismo para vivir bien. “Estoy feliz de haber venido a Israel para operar a mi hija aquí”, dijo la madre de Karina, Iryna Andreiko. “Por un lado, estoy muy preocupado por ella, pero creo que todo estará bien”.

Con el padre de Karina peleando en la guerra, la madre buscó ayuda en el nosocomio “Shining Star” del Centro Médico Sheba. La idea central del hospital era tratar a las víctimas civiles de los ataques rusos.

Para curarla, se le asignó una comunicación interauricular, un orificio en el corazón entre las cavidades superiores que no se cierra y causa insuficiencia cardíaca en el futuro si no se trata. Durante la operación, los expertos insertaron un catéter en la pierna y lo pasaron a su corazón e introdujeron un dispositivo que tapó el orificio.

Más noticias de Israel en Aurora