AMIA participó del Encuentro Internacional de Educación judeo-sionista y Liderazgo

716

El presidente de AMIA, Ariel Eichbaum, y el director ejecutivo de la institución, Daniel Pomerantz participaron, en México, del “Encuentro Internacional de Educación judeo-sionista y Liderazgo”, que organizó el departamento de Emprendimientos Sionistas de la OSM.

Con el ministro de los Asuntos de la Diáspora, Nahman Shai, como invitado de honor, el encuentro, que comenzó el martes 24 y que se desarrolló hasta el viernes 27 de mayo en Cancún, congrega a más de 130 presidentes y directores ejecutivos de las comunidades judías de toda América Latina.

Las jornadas que se llevaron adelante tienen como fin construir y establecer vínculos y puentes de comunicación para la cooperación entre la dirigencia educativa del continente, a través –entre otras acciones– de la conformación de un grupo de consulta y apoyo.

Director ejecutivo de la institución, Daniel Pomerantz

En este marco, también se realizó el tercer “Encuentro Beyajad”, que convocó a directores de escuelas e instancias centrales de quince países de Latinoamérica. Las jornadas, que este año la temática estuvo dedicada a ¿Para qué futuro estamos educando?, contaron con la presencia del director del Vaad Hajinuj de AMIA,  Ariel Cohen Imach y de cuatro directivos de colegios que integran la Red Escolar Judía de Argentina.

Director del Vaad Hajinuj de AMIA,  Ariel Cohen Imach

En el cierre del “Encuentro Internacional de Educación judeo-sionista y Liderazgo”, el ministro de los Asuntos de la Diáspora, el presidente de la Organización Sionista Mundial y los líderes de las principales comunidades e instituciones judías de América Latina firmaron un acuerdo de compromiso y cooperación, titulado “Declaración de Cancún”.

Teniendo en cuenta “la diversidad y pluralidad de expresiones, concepciones, tendencias, estilos y formas de vivir y expresar el judaísmo y sus múltiples identidades, que prevalecen”, el documento insta a los dirigentes firmantes a fortalecer, ampliar y diversificar las vías de comunicación y colaboración entre las comunidades e instituciones judías de Latinoamérica e Israel. También a identificar, promover y consolidar los canales de contacto e interacción y propiciar y facilitar el debate y el intercambio de ideas. “Crear instancias institucionales y mecanismos adecuados que permitan la interacción fluida y constante, la producción efectiva de iniciativas conjuntas, y la ejecución de acciones concretas que resulten innovadoras, creativas, y relevantes”, es otro de los objetivos que se propone la Declaración.