Clase Abierta para estudiantes para transmitir el compromiso con la memoria

498

Organizada por el departamento de Educación de AMIA, el miércoles 13 de julio tuvo lugar la decimoquinta edición de la Clase Abierta, una actividad que se realiza, cada año, con la intención de que alumnos de segundo año del colegio secundario, conozcan en profundidad las consecuencias que produjo en la sociedad el ataque terrorista perpetrado el 18 de julio de 1994.

La conmemoración, que se desarrolló en la sede de Pasteur 633, tuvo entre sus principales oradores a Jaime Perczyk, ministro de Educación de la Nación, y a Amos Linetzky, presidente de AMIA.

“La mayoría de los argentinos recordamos lo que estábamos haciendo a las 9:53 del 18 de julio de 1994. Este es un ejercicio que tenemos que hacer entre todos; recordar dónde estábamos y qué pasó esa mañana. La memoria se construye en plural”, expresó el ministro ante los alumnos.

“El atentado terrorista nos dejó un profundo dolor. El dolor lo tenemos, siempre lo vamos a tener. Lo esencial es saber qué es lo que uno construye con ese dolor (…) La justicia es una deuda que tenemos pendiente y la memoria es un ejercicio que tenemos que hacer entre todos”, concluyó el funcionario.

A su turno, el presidente de AMIA agradeció a las autoridades, directivos y alumnos por su presencia. “Antes del 18 de julio de 1994, AMIA estaba celebrando sus 100 años de existencia. Una institución llena de proyectos sociales, educativos, culturales, destinados a la comunidad judía y a toda la sociedad. No es casualidad que AMIA haya sido elegido como blanco del terrorismo porque justamente es la representación de la vida, la solidaridad y el respeto por el prójimo. Son valores que el terrorismo quiere destruir”, sostuvo Linetzky.

“AMIA hoy desarrolla muchos proyectos que benefician a toda la sociedad. Tenemos una orquesta infantil y juvenil, actividades para personas mayores, personas con discapacidad, tenemos una red de empleo que es la más grande del país y tenemos infinitas propuestas culturales. Esa es la manera que encontramos para responder al terrorismo. Hace 28 años, se sumó a nuestra tarea, el pedido de justicia y la memoria, como parte de nuestra misión”, enfatizó Linetzky.

“Venimos hoy aquí orgullosos de que la comunidad judía de la Argentina ha sabido renacer de las cenizas, y sigue aportando a la sociedad toda su riqueza cultural, espiritual, artística, religiosa. Orgullosos de la enorme obra constructiva que la AMIA sigue realizando en Educación, Programas Sociales, Cultura y muchas otras áreas. Orgullosos de no permitir que el paso del tiempo, nada menos que 28 años, nos impida seguir clamando por justicia”, expresó Ariel Cohen Imach, coordinador del Vaad Hajinuj de AMIA.

La actividad también tuvo como oradores a Anita Weinstein, sobreviviente del atentado terrorista, y a Gabriela Rodríguez, quien perdió a su mamá, Silvana Alguea, cuando tenía 8 meses.  Silvana trabajaba en el área Social de la institución y fue alcanzada por la bomba que explotó en la AMIA aquella fatídica mañana.

En el cierre de la Clase Abierta el grupo de música del colegio ORT interpretó las canciones “La memoria” de León Gieco, y “No se borra”, la pieza musical que creó, a pedido de la entidad, Mateo Sujatovich cuando se cumplieron 26 años del ataque terrorista.

El acto contó con la presencia, por parte AMIA, de Ariel Halperín, tesorero y secretario de Educación, y de Daniel Pomerantz, director ejecutivo. Además, entre otros funcionarios, participaron Silvina Gvirtz, secretaria de Educación del ministerio de Educación de la Nación, y María Gloria Zingoni, directora nacional de Educación Pública de Gestión Privada.

En esta edición participaron los alumnos de ORT Yatay y Montañeses, Scholem Aleijem,  Martin Buber, Yeshurun Tora, Tarbut, Wolfsohn Bet Mordejai, San Miguel, Instituto Huergo, Instituto Evangélico Americano y Escuela Cristiana Evangélica de Lanús.

Para ver la 15° Clase Abierta, se puede hacer clic aquí.