Las nuevas estrategias del tabaquismo

267

(*)Por Bernardo Kliksberg

La Organización Mundial de la Salud (OMS) enfatizó que “el cigarrillo es la única industria que mata a la mitad de sus consumidores”. Fumar causa del 80 al 90% de las muertes por cáncer de pulmón. En las Américas, según la OMS, fallecen anualmente 1 millón de personas por fumar.

En el mundo mueren más personas por el cigarrillo, que por las drogas y el alcohol sumados. Son 8 millones de víctimas anuales. A causa del tabaquismo perece una persona cada 6 segundos.

La gran tarea de denuncia y esclarecimiento de la sociedad civil, y la incansable labor de la OMS, fueron “desnudando al Rey”, y mostrando las falsedades del inmenso marketing pro cigarrillo montadas por el grupo muy concentrado de empresas trasnacionales que dominan el mercado.

Los mitos de que fumar no perjudicaba mayormente la salud, que no creaba efectos adictivos, y la asociación “cigarrillo-deporte-juventud” cayeron ante las evidencias científicas demoledoras.

Los Estados intensificaron regulaciones para bajar el consumo, y ante las demandas de la industria contra las mismas en nombre de la libertad de mercado, la justicia fue derribando los inconsistentes argumentos esgrimidos. Condenó a la industria por haber ocultado sistemáticamente los datos que bien conocía de los peligros fatales, y los impactos adictivos, y le aplicó elevadísimas mutas.

El consumo bajó fuertemente en los países desarrollados. En USA fumaba el 45% de las personas en 1954, el 21% en el 2005, el 13% en el 2022.

El rediseño de estrategias

Los grandes monopolios reacomodaron sus estrategias. Crearon nuevos productos, principalmente los mentolados, los cigarrillos electrónicos y los vaporizadores de sabores. Reorientaron sus campañas hacia los adolescentes. Se propusieron “atraparlos” al inicio. Si entraban en los nuevos productos se convertirían en fumadores permanentes, porque las altas dosis de nicotina los harían adictos y les impedirían salirse.

Las ventas en ese grupo comenzaron a elevarse. Intervino la OMS denunciando las nuevas estrategias y promoviendo una gran propuesta que los países aceptaron. Comprendió: proteger a los no fumadores creando ambientes libres de tabaco, en acompañar los atados con imágenes gráficas sobre los daños, prohibir la publicidad, aumentar los impuestos y ofrecer ayuda para dejar de fumar.

En América Latina hay avances parciales en su implementación y han bajado los porcentajes, pero falta mucho. Las transaccionales ponen múltiples obstáculos a los países. Solo 7 están prohibiendo los cigarrillos electrónicos, y solo 3 aumentaron los impuestos.

En Israel se viene llevando adelante una vigorosa lucha por reducir el tabaquismo y las cifras han mejorado. Entre otros progresos, entró en vigencia en el 2019 una Ley que integra todas las líneas de acción recomendadas por la OMS, se aumentaron los impuestos a los E-cigarrillos, hubo receptividad a la campaña contra el consumo pasivo cuyo lema fue “cuando fumas en tu casa, tu casa también fuma”.

En USA se inició una nueva gran batalla jurídica. El Estado de California dictó una Ley pionera en el 2020, prohibiendo todas las supuestas innovaciones, mostrando que causan graves perjuicios a la salud pública. Las trasnacionales demandaron exigiendo un referendo. Se realizó en noviembre 2022, y la ciudadanía apoyó totalmente al Estado. En el intermedio la industria vendió 1100 millones de mentolados, electrónicos, etc, principalmente a adolescentes. De inmediato la industria ha demandado al Estado pidiendo la suspensión temporaria de la Ley. Otros Estados de USA han adoptado leyes similares a la de California. Son New York, New Jersey, Massachusetts, y Rhode Island.

Explica un reputado especialista Desmond Jenson: “Estas son corporaciones que venden productos mortales tratando desesperadamente de saltear la voluntad ciudadana manipulando el sistema legal para impedir la acción de la democracia”.

Lo que está en juego es muy importante para los planes de la industria de escalar su nueva ola de tóxicos en el mundo en desarrollo. En USA el consumo de dichos tóxicos subió a un 16% en los estudiantes de secundaria.

Como lo pide la OMS se impone movilizar la sociedad, para derrotar las nuevas estrategias, crear un mundo sin humo, y salvar millones de vidas.

(*) Asesor especial de diversos organismos internacionales.