Opinión: Tendencias económicas y ecológicas

269

(*) Por Bernardo Kliksberg

Perspectiva global

El Banco Mundial lanzó su perspectiva anual sobre la economía mundial. Los datos informados abren múltiples preocupaciones. Entre ellos:

  • El desempeño económico del último quinquenio ha sido el peor de las últimas tres décadas.
  • La economía universal cayó por tercer año consecutivo.
  • En el 2023 el producto bruto mundial creció solo 2,6%, pero en el 2024 se estima que será más bajo aún, 2,4%.
  • Los 20 países de la Eurozona solo crecerán 0,7% el 2024 y 1,6% el 2025.
  • 40% de los países de renta baja son más pobres que antes de la pandemia.
  • En la década 2010-2020 se registró un crecimiento promedio del 3,1%. En la década iniciada en el 2020 la cifra descendió y se dieron, entre otras, la crisis pandémica, la crisis energética y la crisis alimentaria.
  • La primera economía del mundo, Estados Unidos, trató de bajar la tasa inflacionaria sin generar recesión. Aplicó altas tasas de interés, pero al mismo tiempo políticas públicas estimulantes y apoyos de todo orden a la inversión privada. Alcanzó dichos objetivos. La economía creció significativamente en el 2023.

Catástrofes ecológicas

En la Conferencia Mundial sobre el Clima de Paris (2015) se fijó que la tasa de calentamiento global no debía superar el 1,5% respecto a la de 1850. El Observatorio Copérnico de la Unión Europea calcula que el promedio mundial sigue su suba acelerada por el ascenso de los gases invernadero y el 2023 fue el año más caluroso de la historia, llegando la tasa de incremento al 1,4%.

Las emisiones de dióxido de carbono generadas por el petróleo, el carbón y los gases naturales, subieron a 25 mil millones de toneladas en el 2020, y a 37 mil millones de toneladas en el 2022, el máximo de todos los tiempos.

El alto panel mundial de monitoreo climático de la ONU advirtió que se están produciendo impactos catastrofales como enormes deshielos en Groenlandia, el Ártico, y la Antártida, aumentos en el nivel de los mares y océanos, extinciones generalizadas de biósfera, interrupciones críticas de los sistemas mundiales de alimentación y agua.

Ha habido desastres naturales de gran envergadura. China, Estados Unidos y la India representan más del 50% de las emisiones sucias. Los países en desarrollo solo una proporción mínima, pero son los más desprotegidos y quienes sufren los mayores impactos.

La presión por alivio de la deuda

Aumentan los pedidos a la banca internacional porque alivie a los países altamente endeudados, que no tienen posibilidades de mitigar la crisis climática con medidas que reduzcan los servicios que deben pagar a dicha banca.

Se prevé que, si condonan parte de la deuda de los 64 países en mayores dificultades del mundo, entre los que se hayan economías medias como Egipto, Pakistán, y Nigeria, les darán un piso fiscal para mejorar su ecología.

Son cifras al alcance de la banca de desarrollo. Tendrán asimismo efectos en que bajen sus acreencias las empresas privadas, y se cancele deuda binacional. Se señala como lo ha hecho el Papa Francisco, que operaciones de este tipo están en los objetivos mismos de la banca multinacional, que tiene entre sus prioridades rescatar cuanto antes los desequilibrios ecológicos y combatir la pobreza.

Caminos alternativos

Hay varios países que han mostrado que es posible mejorar los problemas mencionados,  entre otros aspectos dando protección especial a la ecología y a la economía agrícola. Entre los mismos se encuentran Israel, los nórdicos y Nueva Zelandia.

Israel está teniendo altas cifras de calor que superan a las medias mundiales, pero las está enfrentando con vigorosos planes de cuidado ecológico de corto, mediano y largo plazo.

Asimismo, ha creado un centro especializado en el manejo de técnicas para lidiar con el desierto y con el medioambiente. También ha establecido un fondo especial para apoyo financiero a los agricultores más golpeados por las sequías y los calores. Está usando la inteligencia artificial para avanzar hacia una agricultura de precisión, y optimizar el uso del agua. Ha integrado los rayos laser para repeler el ataque de pájaros a los cultivos.

América Latina

América Latina es una de las zonas más ricas en recursos naturales del planeta, pero la más desigual. Es posible alcanzar progresos considerables si enfrenta las disparidades, cuida su ecología, y emplea inteligentemente sus ingentes potenciales de litio, cobre, aguas limpias, energías renovables, capacidades agrícolas e industriales. Alianzas estratégicas entre políticas públicas eficientes, empresas privadas con responsabilidad social y sociedades civiles movilizadas pueden lograrlo.

(*) Bernardo Kliksberg es asesor especial de diversos organismos internacionales.