Nota de opinión sobre el Foro Económico y Social de Davos

211

El Foro Económico y Social de Davos: Algunos llamados de atención

(*) Por Bernardo Kliksberg

El mundialmente reconocido Foro de Davos (Suiza, enero 2024) reunió a 2.500 participantes, entre ellos presidentes y primeros ministros de 120 países, y la elite empresarial del mundo.

Riesgos claves

Davos llevó a cabo una encuesta entre miles de líderes empresariales sobre cuáles estiman que son los mayores riesgos que tiene actualmente el planeta. Los cuatro primeros en el ranking fueron: la crisis climática en ascenso continuo, el récord de las catástrofes naturales que está produciendo, la implosión de ecosistemas, y la extinción de especies vegetales y animales que está minando la biodiversidad.

Ubicaron como quinta la desinformación en avance acelerado. También estuvieron en la nómina la agudización de las desigualdades, de la pobreza y de las exclusiones. Como en cumbres anteriores se vio gran atención a la carrera por enfrentar cuanto antes los peligros que amenazan el medioambiente.

También fueron examinados los acuerdos tomados en la Cumbre Mundial Climática de Paris, en diciembre del 2015, y su limitado nivel de cumplimiento. Guterres (ONU) acentuó que el tiempo se acaba y que se debe intensificar el reemplazo de la matriz de energía sucia basada en combustibles fósiles como el petróleo, el carbón y los gases naturales, que hoy constituye el 70% de la provisión de la energía mundial, por energías limpias no contaminantes basadas en fuentes naturales como la solar, la eólica, la mareomotriz y el hidrógeno verde. Se estiman que dichas energías deberían multiplicarse por tres antes del 2030.

Se espera al respecto que haya enérgicas políticas públicas que estimulen la explotación de estos recursos y de las inversiones privadas en ellos. En USA ya constituyen un tercio de la energía y en la Unión Europea son prioridad. Sin embargo, los intereses monopólicos en dirección contraria son muy poderosos y se oponen en los hechos a reformas pro-clima.

Las disparidades avanzan

Oxfam publicó su nuevo informe sobre desigualdades, los datos muestran que se siguen disparando. Los cinco más ricos del mundo han duplicado sus fortunas desde el año 2019. Si cada uno de ellos gastara un millón de dólares diarios tardarían 476 años en consumir su fortuna.

Por otro lado, los cinco mil millones de personas de menos recursos son actualmente más pobres que lo que eran en el año 2019. En Davos surgió un movimiento de doscientos cincuenta ricos que exigen que se les aumente sus impuestos. Entre ellos se haya Abigail Disney, heredera de dicho imperio, Valeria Rockefeller, miembro de la dinastía Rockefeller, y la millonaria austriaca Marlene Engelhorn.

Un tema eje en las desigualdades son las de género. Davos hace un informe anual al respecto. Hay avances, pero siguen siendo muy agudas. Las mujeres son discriminadas en los reclutamientos, las promociones y los salarios. Hay mejoras, pero al ritmo actual se necesitarán más de doscientos años para que ganen lo mismo que los hombres por trabajos similares. Hubo un informe reciente sobre la presencia de la mujer en los organismos internacionales. Muestra que entre otros planos solo hubo cuatro mujeres entre los setenta y seis presidentes de la Asamblea General de la ONU. Ninguna mujer ocupó la secretaria general de la organización.

Desinformación

Davos destacó las positividades de todo orden que implica los avances informáticos y la inteligencia artificial pero también previno sobre los riesgos de su utilización en operaciones masivas de desinformación. Entre otros ejemplos el hackeo, la pornografía, la deslegitimización de la democracia, la promoción de dictadores, su uso por las bandas de drogas, la difusión de conspiraciones y las noticias falsas.

El caso de Israel

Es posible enfrentar riesgos como los señalados. Entre los países con logros notables al respecto se haya Israel. Su alta inversión en ciencia y tecnología, una de las mayores del mundo, le ha permitido avances de gran envergadura como la utilización creciente de la inteligencia artificial (IA).

La emplea extensivamente en medicina preventiva y terapéutica, en la protección ambiental, la generación de energías limpias, las ciencias del desierto, y la robótica. En base a IA ha logrado subir radicalmente la productividad agrícola y la agricultura de precisión. Realzando su caso, Bill Gates termina de elegir como una de las 5 mejores startups del universo a una empresa israelí.

Un mensaje

Urge atender llamados como el mensaje que envió el Papa Francisco a Davos: “Escuchar la protesta silenciosa de los pobres y el gemido sufriente de la naturaleza”.

(*) Bernardo Kliksberg es asesor especial de diversos organismos internacionales.