Remodelación integral: Cómo es el nuevo edificio de Loyola 1139

980

El nuevo edificio de Loyola 1139 presenta, en su exterior de 25 metros, una fachada de hormigón mixto calada que renovó por completo la fisonomía del lugar, con la incorporación de criterios arquitectónicos modernos y sustentables, que resaltan a simple vista.

Los árboles colocados en la vereda anticipan las áreas verdes que se dispusieron en el interior de la sede. Otro factor predominante es la presencia de la luz natural en el edificio. En este sentido, se buscó que el contacto con la naturaleza ayude a simbolizar la importancia del acto de velar, y la transformación de la muerte en un canto de vida, en un espacio digno y contenedor.

La planta baja de la sede de Loyola presenta un amplio hall de ingreso, una recepción, áreas de servicios, oficinas administrativas, y lugares destinados a realizar el lavado ritual de los cuerpos, ritual sagrado que establece la tradición judía.

El patio interno del edificio está conectado con el acceso de ingreso y egreso de remises al lugar, lo que permitirá a la gente reunirse y dar el último adiós a sus familiares, antes de que el cortejo fúnebre parta hacia el cementerio.

La remodelación integral permite ahora que el ingreso y egreso de ambulancias y autos se realicen a través de accesos independientes.

En la planta alta, se encuentran las tres salas velatorias, salones privados, amplios y cómodos espacios de circulación, que fueron diseñados para brindar un ambiente de paz, intimidad y recogimiento a las personas, en un momento de tanta sensibilidad y dolor.

UN PROYECTO COMUNITARIO PARA LA POSTERIDAD

La propiedad de Loyola 1139 fue adquirida por AMIA en 1948. La última reforma importante fue realizada treinta años atrás.

Hoy, completamente renovada, la sede será el lugar de atención a un promedio de 1.200 familias que anualmente eligen la institución para brindarle Kever Israel a sus seres queridos.

“AMIA está celebrando su 130° aniversario. Una historia maravillosa de desarrollo en proyectos sociales, educativos y culturales. Pero que nació de la preocupación de un grupo de inmigrantes por encontrar una solución para brindar Kever Israel, según lo establece la Halajá”, indicó Amos Linetzky.

“Esta nueva sede traza un puente directo con aquella misión fundacional y lo hace mirando al futuro”, concluyó el titular de la institución al hacer referencia al legado comunitario que se dejó inaugurado pensando también en las nuevas generaciones.