Nota de opinión

161

Mejorando el mundo

(*) Por Bernardo Kliksberg

Se están presentando preguntas que requieren reflexión y quebrar mitos para buscar respuestas válidas.

Crisis

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), están en crisis simultánea tres dimensiones de la vida que afectan a fondo la salud de las personas. Hay una crisis climática, una crisis de la biodiversidad y una crisis de la contaminación. Están profundamente interconectadas y están cobrando víctimas a diario.

La climática ha hecho que los últimos meses sean los más calientes de la historia. Están produciendo un aumento sin parangón de la toxicidad de la atmósfera, el hipercalentamiento de los mares y la destrucción en gran escala de ecosistemas. Entre otras consecuencias facilitan la circulación de plagas como el dengue, el paludismo y otras. Desde el año 2000 el dengue se multiplicó por ocho y está presente actualmente en 130 países.

La ruptura de la biodiversidad, la extinción o semi extinción de especies vegetales y animales destruyen equilibrios fundamentales, genera epidemias y afecta la producción de alimentos saludables.

El aire se corroe bajo el impacto del calor, sustancias químicas y desechos no tratados. La OMS estima que solo el 5% de los países cumplen con sus normas para asegurar aire puro. El aire contaminado está produciendo 14 millones de muertes anuales, el 25% de todos los decesos.

La lucha por la salud debe encararse unificadamente, conectando las diversas crisis.

Agotamiento

Un 44% de los que trabajan dicen actualmente en las encuestas internacionales que están agotados. ¿Qué sucede en la práctica?, según Gallup hay un nivel de estrés récord y sienten que deben estar trabajando todo el tiempo y hacerlo siempre a la perfección. Han interiorizado el agotamiento, ello afecta muy significativamente su salud psíquica. Se requiere darles amplias posibilidades de esparcimiento, sociabilidad y deportes.

Deforestación

Una reciente ley europea prohíbe la importación de productos que provienen de zonas desforestadas. Los bosques y las selvas tropicales absorben dióxido de carbono producido por los combustibles sólidos y expelen aire limpio, destruirlos como han hecho intereses puramente lucrativos en el Amazonas y otras áreas, es pérdida neta para la salud y la ecología.

Una misión económica europea está visitando América Latina para explicar por qué le conviene parar la destrucción de bosques. No podrá exportar al viejo continente los productos originados en deforestación. Ejemplarmente Costa Rica protegió sus bosques cuidando el medio ambiente, preservando la biodiversidad y atrayendo turismo ecológico en gran escala.

Felicidad

Naciones Unidas llevó a cabo, con la ayuda de Gallup, la medición de “Felicidad 2024”. Se ha convertido en una tabla permanente que se publica anualmente. El concepto de producto bruto de felicidad de las naciones fue introducido por primera vez por Bután, y acogido por la Asamblea General de la ONU, que propone que el desarrollo es mucho más que económico.

Hay que medir también que pasa con la espiritualidad, la cultura, la convivencia, y otros factores. En la encuesta 2024 se incluyeron como parámetros junto al PIB per cápita la esperanza de vida saludable, tener a alguien en quien apoyarse, poder decidir sobre aspectos esenciales de la vida y generosidad y ausencia de corrupción. Vuelve a encabezar la tabla Finlandia, seguida en los primeros puestos por los países nórdicos.

Innovaciones

Israel nació como un país desértico, carente de agua, con escasos recursos naturales. Se convirtió en un ejemplo de aprovechar cada gota de agua y creó un vergel. Cultivó fervorosamente los árboles, los defendió ardorosamente. Al mismo tiempo desarrolló un valle de emprendimientos renovadores, convirtiéndose como se lo ha llamado en una startup nation.

Además, cooperó activamente con África, América Latina y el mundo en desarrollo. Hoy sus inventos, que van desde el riesgo por aspersión hasta técnicas de avanzada en robótica, son replicados y utilizados crecientemente. Es un caso ejemplar e inspirador.

La agenda abierta

Estos y otros graves problemas pueden ser enfrentados por la ciencia, la tecnología, la educación, la responsabilidad social y ecológica empresarial, políticas públicas bien gerenciadas y honestas. Lo vienen demostrando los triunfos de la inteligencia artificial para causas positivas, las energías limpias, la derrota del coronavirus, la existencia de democracias activas ejemplares. Este es el mundo al que aspiran la inmensa mayoría de los ciudadanos.

(*) Bernardo Kliksberg es asesor especial de diversos organismos internacionales.