Las “Tejedoras Solidarias” siguen con su misión de abrigar a quienes más lo necesitan

257

Con el invierno a la vuelta de la esquina y las bajas temperaturas que empiezan a tomar protagonismo, las “Tejedoras Solidarias” de AMIA reafirman, como cada año, su compromiso para que nadie pase frío.

“No queremos que nadie sienta frío y deseamos que todos puedan contar con los abrigos que hacemos con tanta dedicación”, destaca Nelly Resnik, una de las tejedoras.

Durante trece inviernos, las quince voluntarias del proyecto han confeccionado más de 5.500 prendas, incluyendo mantas, gorros y ropa de lana, que han sido donadas a hospitales, maternidades, centros asistenciales y familias en situación de vulnerabilidad social.

“Es una tarea que hacemos desde el corazón. Con cada prenda que tejemos, también tejemos abrazos. Acariciamos cada ropita que terminamos de hacer, le colocamos una etiqueta, y la enviamos a cada lugar con un deseo de bienestar, de cariño y con todo nuestro acompañamiento”, comentan las entusiastas tejedoras.

El proyecto “Tejedoras Solidarias” nació en 2011, en el Centro Integral de Personas Mayores de AMIA, ubicado en Uriburu 650. Antes de la pandemia, las voluntarias se reunían semanalmente para tejer en grupo. Durante el confinamiento, continuaron su labor desde casa, y ahora, ya retomaron los encuentros semanales en la sede social de la AMIA.

“Este proyecto, que es una gran tarea voluntaria, tiene un fin social significativo: permite a las participantes hacer algo concreto por los demás, dedicando su tiempo y habilidades para crear abrigos con sus propias manos, que llegan directamente a quienes más los necesitan”, comenta Ruth Chan, supervisora del Centro Integral de Personas Mayores “Jofesh” de AMIA.

Cada donación de mantas, pecheras, baberos, gorros, pullovers y bufandas lleva consigo el valor de la solidaridad, tangible y palpable.

Coordinadas por el área de Personas Mayores y de Voluntariado de AMIA, las entregas de las prendas continúan realizándose de manera frecuente durante todo el año.

En palabras de Eliana Epelbaum, coordinadora del área de Voluntariado, el proyecto de tejido solidario es “un hermoso ejemplo de cómo la experiencia y la dedicación pueden unirse para hacer una diferencia significativa en la comunidad. Es un testimonio concreto del poder del amor y la solidaridad en acción”, concluyó.

Donaciones de lana y agujas, el combustible que alimenta la solidaridad

Para continuar con su tarea solidaria, las tejedoras necesitan el material que con sus manos transforman en el calor que brinda cada prenda.

Para llevar adelante esta tarea necesitan lanas aptas para bebés (cashmilon o similares) para confeccionar pullovers, bufandas y gorros, los cuales serán entregados a hospitales, centros asistenciales y familias en situación de vulnerabilidad.

Asimismo, otro objeto preciado para las tejedoras son las agujas de tejer. Es por ello que siguen solicitando la donación de estos elementos, específicamente de los tamaños N°5 y N°6.

Las personas interesadas en sumarse a esta obra solidaria pueden llamar al 4959-8815 o escribir a [email protected] para coordinar la entrega.

Datos importantes sobre el Programa de las Tejedoras Solidarias:
Duración del Programa: 13 años de actividad ininterrumpida.
Producción: Más de 5.500 prendas donadas.
Destinatarios: Hospitales, maternidades, centros asistenciales y familias en situación de vulnerabilidad.
Cómo ayudar: Necesitan donaciones de agujas y lana apta para tejido de ropa para bebés.