Este viernes se inaugura “Colores de AMIA”, la original intervención artística que se realizó sobre la fachada de Pasteur 633

235

En el marco de la conmemoración por los 130 años de la fundación de la entidad, este viernes, a las 11, se inaugurará oficialmente la intervención “Colores de AMIA”, la obra artística con la que se decidió renovar y poner en valor las paredes externas del edificio ubicado en Pasteur 633.

A cargo del artista plástico David Petroni, y bajo la coordinación del departamento de Arte y Producción de la institución, “Colores de AMIA” transformó la fachada de la emblemática sede del barrio de Once, en un enorme lienzo que permitió simbolizar, a través de una significativa propuesta cromática, la multiplicidad de acciones y programas que la organización lleva adelante en el cumplimiento de su misión social.

Como se sabe, AMIA fue creada el 11 de febrero de 1894, para satisfacer las necesidades de los primeros grupos de inmigrantes judíos que llegaron al país. La creación de un cementerio comunitario fue una de las primeras acciones que se llevaron a cabo.

Con el correr del tiempo, la institución fue ampliando sus ámbitos de incidencia. Hoy AMIA impulsa e implementa iniciativas y programas solidarios en el ámbito del servicio social, la educación, la cultura, el arte, la creación de empleo, la responsabilidad social empresaria, la integración de personas con discapacidad, la promoción de los derechos de las personas mayores, de la infancia, etc.

En palabras de Amos Linetzky, presidente de la institución, “la AMIA es aquello que hace todos los días, lo que ha venido desarrollando desde su creación, y hay una palabra que la define en su totalidad: vida. La AMIA es vida. Trabajamos para reparar el mundo cada día. Eso es lo que hacemos adentro del edificio y queríamos que también esté representado simbólicamente en el exterior de nuestra casa”, resaltó el titular de la entidad.

“¿De qué color es la solidaridad, la cultura y la educación? ¿De qué color es la identidad, los valores y la continuidad? Cuando le propusimos a David Petroni hacer la intervención, sabíamos que no se trataba de decorar un edificio, sino de representar la piel de una institución”, explicó, por su parte, el director de Arte y Producción de AMIA, Elio Kapszuk. “Podemos no saber de qué color es cada cosa pero si sabemos que no es monocromático.”

La inauguración de “Colores AMIA” se realizará en la plaza seca de Pasteur 633 donde se encuentra emplazada, desde hace 26 años, la escultura del artista israelí Yaacov Agam, que rinde homenaje a las 85 personas asesinadas en el ataque terrorista del 18 de julio de 1994, que sufrió la institución.

En la misma plaza seca, se encuentra el “El Muro de la Memoria”, la gigantesca obra creada, en 2018, por el artista Martín Ron, a pedido de la entidad, para honrar a las víctimas del ataque terrorista y renovar el pedido de justicia.

La obra de Agam y el mural de Ron formarán parte, a partir de ahora, de un diálogo artístico permanente con “Colores de AMIA”, la original propuesta visual, inspirada en los valores que la institución representa, y que se inaugura como parte de las acciones para conmemorar los 130 años de creación de la institución.

La intervención artística de la renovada fachada de AMIA fue posible gracias al apoyo de Laboratorio Elea, familias Taraciuk y Oppel, Sinteplast y El Galgo.

Sobre el artista

David Petroni (1984) quien trabajó para esta obra con la asistencia de Juanra Jiménez, Pablo Lange de Angelis y Lucas Machado D´Amico, es un artista plástico argentino.

Estudió diseño gráfico en la Universidad de Buenos Aires (FADU) y artes visuales en la Universidad Nacional de las Artes (UNA). Su práctica incluye espacios urbanos (murales) y talleres, que van desde la pintura al grabado pasando por el volumen tridimensional.

Su investigación estética semi-abstracta está marcada por un universo con una mirada sensible alrededor del hombre, “es siempre el hombre quien contempla y manifiesta el universo”, utilizando así las leyes de composición que muestran la naturaleza para llegar al punto unificador de los seres vivos.

Realizó trabajos en Buenos Aires, Río de Janeiro, París, Lisboa, Roma, Gdansk, Barcelona, Miami y Jacksonville, entre otras ciudades.

Vive y trabaja en Buenos Aires.