Programas Sociales: Encuentro sobre prevención de la violencia de género

Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemora hoy, el departamento de Programas Sociales de AMIA y la ONG Shalom Bait organizaron un espacio de reflexión para los concurrentes del Centro Integral para Personas Mayores “Jofesh” de la institución.

En la actividad, que se realizó en la sede de Uriburu 650, la directora de Shalom Bait, Fernanda Tarica, y la integrante de su equipo Cecilia Tysz, invitaron a los participantes a analizar y tomar conciencia acerca de los micromachismos, aquellas situaciones que esconden acciones de abuso y violencia y que se han naturalizado.

“Por ejemplo, hablamos de situaciones de micromachismo cuando el hombre expresa que está ayudando a la mujer en las tareas del hogar, cuando en un espacio de trabajo la idea que pronuncia el hombre tiene mayor validez que la de una mujer, o cuando son sólo los baños para mujeres los que cuentan con un lugar para cambiar al bebé”, compartieron las disertantes en la charla a la que asistieron más de 50 personas.

“Agradecemos al equipo de Shalom Bait por este espacio de reflexión tan importante, que resulta fundamental para visibilizar y concientizar a la sociedad sobre la problemática de la violencia familiar y de género”, expresó Paula Jait, coordinadora del Servicio Social de AMIA.

El encuentro se llevó adelante en el marco del acuerdo de cooperación que, desde el año 2005, AMIA y Shalom Bait mantienen vigente, para desarrollar en conjunto diversas acciones para prevenir la problemática de la violencia de género, un flagelo que afecta particularmente a las personas más vulnerables de la trama social como son los niños, las mujeres y las personas mayores.

Además de las actividades de reflexión e intercambio con distintos públicos destinatarios, gracias a esta alianza, el equipo de Programas Sociales de AMIA participó en una capacitación en la que recibió recursos y conceptos teóricos para poder orientar a las personas que se atienden en el Servicio Social de la entidad que vivieron o viven situaciones de abuso y violencia.

Shalom Bait es una asociación civil sin fines de lucro dedicada a combatir la violencia familiar. Cuenta con un equipo interdisciplinario de profesionales especializados en la temática, que trabajan para concientizar, prevenir y dar respuestas a las personas que padecen situaciones de violencia en todas sus formas, y el derecho de todos a vivir en un hogar sin violencia.

Llega una nueva edición de “Rikubobe”, el festival de danza para personas mayores

El próximo lunes 28 de noviembre, a las 20, en el Teatro Metropolitan Sura, se celebrará la decimotercera edición de “Rikubobe”, el festival de Rikudim para personas mayores.

El evento, que es organizado por la Red de Centros Comunitarios de Personas Mayores, contará con la actuación de 140 participantes, de más de 60 años, quienes subirán al escenario para demostrar ante el público todo lo aprendido en las clases de danza a lo largo del año.

“El ‘Rikubobe’ es la oportunidad de seguir fortaleciendo nuestra Red de Centros Comunitarios de Personas Mayores. Estamos emocionados de poder retomar este hermoso proyecto y ver brillar a todos los grupos, quienes han ensayado durante largos meses junto a sus docentes”, expresaron los organizadores.

“Se trata de un encuentro artístico, muy alegre, que permite a todos vivir, sentir y dar continuidad a la tradición y cultura judía”, agregaron.

Serán parte de esta nueva edición los elencos de Circulo Social Hebreo Argentino, Asociación Israelita de Chaco, O.H.A MACABI Bs.As, Kehilá Dr Herzl de Lomas de Zamora, Sociedad Hebraica Argentina, SIO Morón, Benei Tikva, CISSAB, AMIA La Plata, CICAM Uruguay y el grupo de “Jofesh”, integrado por los concurrentes que asisten al Centro Integral para Personas Mayores de AMIA.

Las personas interesadas en asistir al festival deberán adquirir las entradas previamente. Para reservar las butacas, se puede enviar un mail a personasmayores@amia.org.ar o llamar al 4959-8815.

El “Rikubobe” forma parte de las numerosas propuestas que se llevan adelante desde el área de Personas Mayores de AMIA, para lograr un envejecimiento activo y saludable, y para que la etapa de la vejez pueda ser vivida con calidad de vida y en toda su plenitud.

Encuentro musical de las orquestas de AMIA y de la Fundación Margarita Barrientos

Con el propósito de generar un espacio de inclusión y compañerismo, los alumnos que integran la Orquesta Infantil y Juvenil “Arnoldo Fiedotin” de AMIA recibieron, en la sede de Uriburu 650, a la Orquesta “Despertando Sueños” de la Fundación Margarita Barrientos, del barrio Los Piletones.

La actividad, que tuvo lugar el miércoles 16 de noviembre, contó con la participación de estudiantes de entre 6 y 18 años quienes, con la guía de sus profesores, interpretaron diversas obras musicales que fueron aprendiendo en las clases a lo largo del año.

“Fue un encuentro lleno de emoción, alegría y mucho aprendizaje. Al comienzo cada orquesta realizó una presentación de su repertorio y en el cierre de la actividad, nos unimos para compartir distintas melodías”, expresó Ximena Mizrahi, coordinadora del área de Infancia y Adolescencia de AMIA.

Para honrar la memoria de quien fuera un ejemplo de filantropía y solidaridad, la Orquesta de AMIA lleva el nombre del doctor Arnoldo Fiedotin, un apasionado por la música y por la formación cultural. Gracias a la contribución de su familia, los alumnos cuentan con una gran variedad de instrumentos que les permiten realizar y avanzar en las prácticas y las clases que toman dos veces por semana en la institución.

La Orquesta Infantil y Juvenil forma parte de los programas sociales que la entidad lleva adelante para garantizar los derechos esenciales a la población más vulnerable. En este caso, a través de la música, se promueve la integración, el valor de la convivencia y la importancia de compartir.

El proyecto cuenta también con el apoyo de los programas de Mecenazgo del Ministerio de Cultura y Fortalecimiento de la Sociedad Civil del gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Capacitación sobre violencia de género y herramientas para su abordaje

Para brindar instrumentos metodológicos y nuevos enfoques para tratar la problemática, AMIA, Shalom Bait y el American Jewish Joint Distribution Committee (El Joint) llevaron adelante el encuentro de capacitación “Violencia de género: herramientas para su abordaje en la comunidad judía”, que se desarrolló virtualmente el martes 1° de noviembre.

Destinada a profesionales, estudiantes, voluntarios y voluntarias, y equipos que trabajan en el ámbito social de las comunidades de Latinoamérica, la actividad brindó recursos y conceptos teóricos para trabajar con víctimas y sobrevivientes de situaciones de abuso y violencia.

La apertura de la capacitación estuvo a cargo de Jessica Korenblum, directora de Programas Sociales en Latinoamérica y El Caribe del Joint, y de Paula Jait, coordinadora de Servicios Sociales de AMIA.

La capacitación contó también con las disertaciones de Fernanda Tarica, directora de Shalom Bait, y Ester Siegel, integrante del equipo de la mencionada organización.

“La propuesta consistió en compartir contenidos y desarrollar dinámicas, a través de las cuales pudimos analizar los mitos y prejuicios que rodean a esta problemática”, señaló Paula Jait. “Al finalizar, se generó un intercambio muy enriquecedor centrado en nuestro posicionamiento como profesionales, teniendo en cuenta las estadísticas y la necesidad de facilitar, a las mujeres víctimas de violencia, espacios de escucha en los servicios sociales comunitarios”, agregó la coordinadora.

Por su parte, Fanny Kohon, directora del área de Programas Sociales de AMIA, quien junto a Jessica Korenblum tuvo a su cargo el cierre de la actividad, destacó la importancia de la capacitación para fortalecer las acciones y las intervenciones para abordar la problemática de la violencia de género, que afecta particularmente a las personas más vulnerables de la trama social.

“Hombres tejedores”: Una actividad por una sociedad sin estereotipos

En un clima de gran alegría y emoción, el lunes 24 de octubre, en Uriburu 650, se realizó una jornada de tejido que fue organizada por el área de Voluntariado de AMIA y el grupo “Hombres tejedores”, una iniciativa que invita a hombres y mujeres que desean reunirse a tejer, compartir técnicas y experiencias.

Con el nombre “Aprendamos a tejer una nueva sociedad”, la actividad contó con la participación de colaboradores de la institución, empleados y seis miembros del proyecto “Hombres tejedores”, quienes brindaron tips y herramientas para comenzar a tejer o perfeccionar algún diseño.

“Realizamos este taller con la idea de que los participantes puedan reflexionar acerca de los estereotipos y los prejuicios presentes en la sociedad en general. Romper con ciertas estructuras que tenemos nos ayudará a construir una sociedad mejor”, expresó Eliana Epelbaum, coordinadora del área de Voluntariado de AMIA.

“Desafío”, “aprendizaje” y “empatía” fueron las palabras que utilizaron los participantes para describir lo que sintieron durante el encuentro. “Estoy muy emocionada. Agradezco la paciencia y la buena predisposición para enseñarme a tejer, una actividad que nunca imaginé que iba a poder lograr. Fue realmente un desafío y pude cumplir con mi meta”, compartió María Laura, voluntaria de la institución, al finalizar el taller.

Distinción para AMIA por su labor a favor de las Personas Mayores

Por sus actividades, iniciativas y programas sociales a favor de las personas mayores, AMIA fue distinguida con el premio “Silver Initiative Awards”, en el marco de la edición 2022 del Silver Economy Forum Latam, que tuvo lugar, el pasado 25 de octubre, en la sede de la Universidad Católica Argentina.

La distinción fue recibida por Sebastián Fridman, coordinador general del área de Personas Mayores, quien estuvo presente en el foro junto a Fanny Kohon, a cargo de la dirección del departamento de Programas Sociales de la institución.

“Es un honor recibir en nombre de la AMIA esta distinción por un trabajo que se extiende y se sostiene en el tiempo. Hace más de 40 años empezamos a diseñar actividades para personas mayores y hace 16 años pudimos inaugurar nuestro centro integral, donde ofrecemos una amplia propuesta con más de 35 talleres grupales para 500 personas”, expresó Sebastián Fridman al momento de agradecer el reconocimiento.

“En AMIA nos dedicamos a mejorar la calidad de vida de las personas mayores. Promovemos la participación social y trabajamos para derribar los mitos y prejuicios presentes en la sociedad con respecto a este segmento de la población. Entendemos a las personas mayores como protagonistas que pueden llevar adelante un proyecto vital, que pueden seguir aprendiendo durante toda la vida, que pueden tejer nuevas relaciones sociales, que se pueden enamorar, que tienen una oportunidad enorme para poder disfrutar este momento de la vida. Este es nuestro objetivo”, destacó.

El coordinador del área de Personas Mayores también mencionó algunos de los programas que se realizan desde la institución, como la capacitación para asistentes gerontológicos, que ya cuenta con 28 años de trayectoria, el programa de apoyo a familiares cuidadores “Camino Compartido”, y el programa intergeneracional de inclusión digital “Virtuali”.

“Éstas son sólo algunas de las tareas que realizamos a diario, y a las que se dedica todo el equipo profesional que integra el área. Para las autoridades de la institución, el trabajo con las personas mayores es una prioridad, para la que contamos con todo su apoyo”, agregó Fridman.

En su mensaje final instó a trabajar mancomunadamente en pos de mejorar la calidad de vida de las personas mayores. “La articulación entre sociedad civil, el sector privado y el Estado resulta fundamental en este sentido”, concluyó.

Nueva capacitación para asistentes gerontológicos

En el marco del “Ciclo de capacitación permanente” para asistentes gerontológicos y profesionales del ámbito de la salud que realiza AMIA, el lunes 3 de octubre se desarrolló el seminario virtual “Cómo comunicarse con personas mayores con demencia: Introducción al método de validación de Feil”,  a cargo Viviana Bilezker, fundadora y directora de la asociación civil El Faro.

En el encuentro los participantes se interiorizaron acerca de la “Terapia de Validación” de Naomi Feil, método basado en la empatía de quien cuida, para poder acompañar y comprender las necesidades de las personas que padecen demencias.

“Uno de los principios básicos de esta teoría es que todo lo que dice y hace una persona con demencia tiene sentido, en un contexto (íntimo) que no conocemos”, explicó Viviana Bilezker en la disertación que contó con la participación de más de cien personas.

“La terapia de validación propone un modo de comunicación, ya sea a través de la expresión verbal, la mirada o la música, que permita ingresar al mundo interno de la persona con deterioro cognitivo, y desde allí hacer contacto para intentar detectar qué es lo que quiere expresar”, agregó. “Se sugiere que el encuentro validante se repita con frecuencia. Las personas con demencia guardan una memoria emocional del clima que se generó, más allá de que no recuerden su nombre, saben reconocer a la persona con la que se conectó”, concluyó.

La actividad forma parte del “Ciclo de capacitación permanente”, una iniciativa del Programa de Cuidadores de AMIA, que la institución lleva adelante desde hace 28 años. El objetivo de estos seminarios es poder brindar herramientas que sirvan para mejorar el desempeño en la asistencia a las personas que se encuentren en situación de dependencia en la etapa de su vejez.

Celebración con las familias del hogar “Lagur”

Como es tradición, el jueves 29 de septiembre, se realizó el festejo de Rosh Hashaná con los residentes de “Lagur”, el hogar de AMIA para personas en situación de vulnerabilidad social.

La celebración reunió a Amos Linetzky, presidente de la institución; Fanny Kohon, directora del departamento de Programas Sociales; Gabriel Gutesman, secretario de Programas Sociales; Paula Jait, coordinadora del Servicio Social; Aarón Warszanski, miembro de la Comisión Directiva, e integrantes del equipo del Servicio Social. También estuvo presente el donante que solidariamente cedió la casa para este proyecto habitacional.

En el encuentro los participantes pudieron disfrutar del sonido del shofar, a cargo del rabino Iosef Coss, y del amasado de jalá con las indicaciones del chef Nelson Wejkin. Al finalizar la actividad, se compartió un brindis y se pusieron de manifiesto los buenos deseos para el 5783.

El acceso a una vivienda digna es uno de los derechos que promueve el área de Servicios Sociales de la institución. Por eso, desde 2015 AMIA lleva adelante este proyecto, a través del cual personas en situación de vulnerabilidad pueden acceder a una vivienda y mejorar así su calidad de vida.

En la actualidad el hogar, que tiene nueve unidades y está ubicado en la ciudad de Buenos Aires, hospeda a quince personas. Los destinatarios cuentan con un seguimiento y acompañamiento por parte del equipo de “Lagur” y del Servicio Social de la institución.

Más de 200 personas mayores participaron del tradicional festejo de Rosh Hashaná

En la sede de Uriburu 650, el viernes 30 de septiembre, más de doscientas personas que asisten al Centro Integral “Jofesh” para Personas Mayores y destinatarios del Servicio Social de AMIA participaron de la celebración para recibir el nuevo año judío.

El festejo de Rosh Hashaná contó con la presencia de Amos Linetzky, presidente de la institución, quien compartió con los asistentes los buenos deseos para el 5783, y se refirió a “la alegría, el entusiasmo y el compañerismo que transmiten”. “Nos demuestran a diario que vale la pena el esfuerzo que realizamos para promover una mejor calidad de vida”, expresó al dar la bienvenida a todos los invitados.

También formaron parte del encuentro Fanny Kohon, directora del departamento de Programas Sociales; Sebastián Fridman, coordinador general del área de Personas Mayores; Gabriel Gutesman, secretario de Programas Sociales; el rabino Eliahu Hamra, secretario general del Superior Rabinato; el tesorero Ariel Halperín e integrantes de la Comisión Directiva.

“Estamos felices de volver a realizar nuestro tradicional almuerzo de Rosh Hashaná, que en los últimos dos años debió ser virtual a causa de la pandemia. Agradecemos que hoy nos puedan acompañar”, compartió a su turno Sebastián Fridman. “Poder estar todos juntos, como decimos siempre, poder estar en familia y en comunidad, es realmente muy reconfortante”, agregó.

En la celebración, el rabino Iosef Coss fue el encargado de tocar el shofar, uno de los instrumentos más antiguos de la tradición judía. También se realizó una actividad en la que los participantes expresaron los buenos deseos para el año que acaba de comenzar, y en el cierre del encuentro los asistentes disfrutaron de un show musical.

“Beguidim”, el ropero comunitario de AMIA que canaliza el interés en ayudar a quienes más lo necesitan

Totalmente renovado, “Beguidim”, el ropero comunitario de AMIA, sigue funcionando y recibiendo donaciones en la sede de la institución de la calle Uriburu 650.

“Beguidim” significa “los cuidadores o guardianes de la ropa” y bajo este concepto, el departamento de Programas Sociales enmarca la tarea que realiza al ofrecer un espacio solidario, que actúa como intermediario entre quien ofrece la ayuda y quien tiene la necesidad de recibir.

El ropero “Beguidim”, que reabrió sus puertas en junio tras la remodelación integral que se realizó en el lugar, funciona todos los martes en dos horarios: de 10 a 12, y de 13:30 a 15:30. En esos horarios, siempre con cita previa, pueden concurrir tanto quienes quieren entregar sus donaciones, como quien se acerque a buscar las prendas que necesite.

Para solicitar el turno, se debe llamar al 4959-8810, o escribir un correo a mail roperocomunitario@amia.org.ar

“Recibimos donaciones de ropa para personas adultas y niños; sábanas, frazadas, toallas y colchones. Todo se debe encontrar en perfecto estado”, señalaron los organizadores de esta iniciativa, quienes informaron que las “prendas son entregadas a personas destinatarias de los programas sociales de la institución, o a quienes presenten una derivación formal de otra entidad”.

La tarea de selección de la ropa que se recibe, la clasificación por talles y modelos, y la distribución en las estanterías, es un trabajo que se realiza conjuntamente entre voluntarios y profesionales de la institución.

“Esta época del año, en la que se suele revisar y reorganizar placares, debido al cambio de estación, es una muy buena oportunidad para elegir la ropa que no usamos. Se trata de un gesto solidario que está al alcance de todos y que se transforma en una gran acción cuando llega a las manos de aquellas personas que tanto lo necesitan”, señaló Eliana Epelbaum, coordinadora del área de Voluntariado de AMIA.

Desde el área de Programas Sociales recordaron que la iniciativa pone a disposición de quien las necesita prendas de calidad, para que todos puedan ejercer su derecho a tener una vestimenta digna.